Una de los puntos más atractivas y reveladores de Bohemian Rhapsody, la película sobre Freddie Mercury y Queen, fue la figura de Mary Austin, el amor del cantante y a quien le dedicó una de las canciones más famosas y románticas, Love of my life.

Resultado de imagen de freddie mercury y mary

Lo cierto es que el amor de Freddie por ella fue tal que le compuso durante 1974 y 1975 una de sus canciones más hermosas, como Love of my life. Y además le llegó a proponer casamiento.

Freddie le confesó que era bisexual, una condición que le había tomado tiempo descubrir. A lo que Mary le respondió: “No Freddie, no creo que seas bisexual. Creo que eres gay”.

Mary acompañó a Freddie hasta el día de su muerte, a causa de una neumonía bronquial relacionada con su enfermedad en 1991. En su testamento, que se haría público un año después, se conoció que el líder de Queen le dejó su mansión de Garden Lodge, valorada en 22,5 millones de euros de la época, y la mitad de su fortuna, sumando a futuras ganancias por derechos de autor. Dejando en claro así el agradecimiento y devoción que aún sentía por el amor de su vida.