El mundo del rock está lleno de excentricidades. ¿Quién no ha escuchado alguna de las actividades realizadas en el backstage o cómo algunos artistas han sorprendido a sus seguidores encima el escenario? En este artículo iremos un poco más allá, adentrándonos un poco en la vida privada de las estrellas rockeras y comentando alguna de sus aficiones más curiosas. Algunas, difícilmente creíbles, seguro que no os dejarán indiferente.

Empezando por actividades relajadas, nada que ver con cómo se vive un concierto, cabe comentar la pasión de Neil Young y Rod Stewart por los trenes. Estas dos leyendas son aficionados a las maquetas a pequeña escala. Tienen amplias colecciones en sus casas e incluso han participado como inversores en algunas empresas dedicadas a este mundo. Young tiene parte de una empresa de modelismo ferroviario y, además, tiene varias patentes al ser el inventor de alguna de estas maquetas.

Por parte de Steward, ha llegado a protagonizar alguna anécdota curiosa. Lleva más de dos décadas coleccionando maquetas de tren y, según cuenta la leyenda, cuando va a tocar en algún sitio, pide que se le habilite una habitación de hotel para poder montar alguna maqueta antes de salir a tocar. Entre sus favoritas está la Central Station de New York, que apareció en la portada de uno de los discos de los Rolling Stones.

Los músicos también apuestan por los deportes mentales entre concierto y concierto para aliviar el estrés. Ejemplo de ello son Glenn Frey (Eagles) y Kirk Hammett (Metallica), quienes comparten la afición por las partidas de póker, o Madonna y Sting, dos artistas célebres que se han dejado ver en partidas de ajedrez benéficas y han reconocido que, gracias a Internet, también lo practican en la red, algo que plataformas como PokerStars en el primer caso y Chess.com en el segundo permiten desde diferentes dispositivos y en cualquier lugar.

La pasión por los deportes

Los deportes son otra de las aficiones a las que mucha gente dedica el tiempo libre. Lo rockeros no podían ser menos. Bruce Dickinson (Iron Maiden) lleva años tomando clases, e incluso haciendo algún combate amistoso, de esgrima. Pero por si no fuera poca esta actividad curiosa, también tiene carné de avioneta, el medio de transporte habitual para conectar concierto y concierto.

Más obsesionado está Alice Cooper con el golf, un deporte tranquilo que poco tiene que ver con las anécdotas que ha protagonizado. Tal es su pasión que, según ha reconocido el propio cantante, intenta practicar este deporte seis días a la semana. Lo descubrió de mayor, cuando ya se había hecho un nombre en el mundo de la música y lo cautivó. Tiene su propio torneo, le ha dedicado algún capítulo de sus memorias y, por lo que se comenta entre quienes lo han visto jugar, tiene muy buen golpeo.

La afición de Billy Corgan (The Smashing Pumpkins) es puramente como espectador. Le encanta el wrestling o popularmente conocido como lucha libre. Concretamente, sigue con mucho interés la liga WWE, ya que considera que las luchas guionizadas y las historias entre los protagonistas son una forma de arte. Ahora cabe ver cuándo hace su aparición sobre el cuadrilátero, aunque ya ha sido reconocido por la propia industria.

 

El contacto con la naturaleza

Deporte, tranquilidad… No podía faltar en esta lista de aficiones el contacto con la naturalezaJack White (The White Stripes) tiene la estrafalaria afición de la taxidermia, disecar animales para convertirlos en piezas de exposición. Como él mismo ha compartido, lo ha hecho con todo tipo de criaturas como, por ejemplo, la cabeza de un elefante.

El popular guitarrista Steve Vai tiene como su gran pasión la apicultura, el cuidado de las abejas. Tal es su pasión que elabora su propia miel y la comercializa con fines benéficos. En más de una ocasión, el artista apicultor ha reconocido que está pasión se explica porque se siente muy identificado con la “ética laboral” de estos insectos.

Y terminamos este repaso con James Martin (Faith No More). Su interés está puesto en el campo, donde cultiva calabazas gigantes. Empezó en 1993 cuando esta hortaliza le salió más grande de lo normal en el huerto. Poco a poco ha ido tomándoselo en serio y hasta ha llegado a presentar sus piezas en concursos. Su récord está en 500 kilogramos, un trabajo de años.

Category: CULTURA Z, MÁSTag: , , ,