Thriller es un vídeo musical dirigido por John Landis y se estrenó el 2 de diciembre de 1983. Creado para promocionar la canción del mismo nombre (Thriller) del artista estadounidense Michael Jackson. logró tal impacto a nivel mundial que el año 2009 el Congreso de Estados Unidos lo declaró patrimonio histórico de ese país.

Este fue el álbum más vendido de 1984. Con una duración de 14 minutos, fue el vídeo musical más largo hasta entonces, sólo superado por otro video del propio Michael Jackson de 1996, Ghosts (de 40 minutos). Hoy en día el vídeo musical más largo es Happy de Pharrell Williams que dura un día (24 horas completas).

La grabación duró diez días. Unas semanas después, John Landis llevó a Michael a ver el primer corte.

 En la sala a oscuras, también estaban sus hermanos. Según cuenta un productor en I want my MTV, la historia oral del canal musical, en la parte en que Michael dice: “No soy como los otros chicos”, se escucharon las carcajadas de sus hermanos. Jackie le dijo al oído a Tito, mientras remedaba la voz de MIchael: “Él no es como los otros chicos”. Michael lo escuchó y le reprochó sin levantar la voz: “Eso fue poco amable, Jackie”

CBS aceptó poner 100 mil dólares en ese proyecto. MTV dijo que no se apartaría de su norma: el canal no producía videos de ningún artista

A pesar de la satisfacción de todos los involucrados, Thriller estuvo a punto de no ver la luz. Michael, quince días antes de su estreno, llamó en medio de la noche a un colaborador y le pidió que destruyera el master. Estaba arrepentido de su creación. Creía que atentaba contra sus creencias religiosas (eran épocas en que estaba influenciado por los Testigos de Jehová). Fue disuadido bastante rápido pero exigió que se incorporara una placa explicativa al comienzo del corto: “Debido a mis fuertes convicciones personales quiero remarcar que esta película no apoya las creencias ocultistas”.

El video tuvo una premier en un cine de Hollywood. Landis contó que a pesar de haber estado en los Oscars, en los Globo de Oro y en Cannes nunca vio una alfombra roja con tantas estrellas. Al finalizar la exhibición la sala aplaudió de pie. Eddie Murphy a los gritos que lo pasaran de nuevo. Y así sucedió: el estreno de Thriller tuvo un bis.

El video se convirtió en un fenómeno irrepetible. Si MTV hasta ese momento tenía tres categorías de videos: los que pasaban mucho (heavy rotation), los de exhibición media y los que se veían una vez por día, con Thriller creó una cuarta: el video que emitían todo el tiempo. Hasta dos veces por hora. En una esquina de la pantalla había una cuenta regresiva que indicaba cuánto faltaba para que volviera a aparecer.

El efecto que provocó sobre las ventas del álbum fue increíble. Las revitalizó y fue el factor determinante para que Thriller, el disco, se convirtiera en el más vendido de la historia (hasta que fue desbancado hace poco por el Grandes Éxitos de los Eagles).

Michael quiso competir en los Premios Oscar de ese año con su creación. Para ello debía ser estrenado en pantalla grande. Encontraron la manera de cumplir con ese requisito poniéndolo en un doble programa con Fantasía, el clásico de Disney.

Thriller a menudo es considerado como el mejor de la historia y redefinió el concepto de los vídeos musicales. La coreografía del baile, el vestuario y la música, hacen que Thriller se asemeje a un musical de terror, al aparecer monstruos clásicos del género como el hombre lobo y los zombis. El coste del video fue de 800 000 dólares (equivalentes a 1,4 millones del año 2007), un récord que se mantuvo hasta que fue superado por el de la canción «Scream», también de Michael Jackson. Es también considerado como el vídeo más importante de la cultura pop, además de ser el vídeo musical visto por más gente (más de 4000 millones de personas) hasta el momento.

Thriller tiene una estructura más cercana al cortometraje que al vídeo musical y en él se homenajea al género de zombies y a las películas de terror en general.